Bajo fuego: ¿Cómo te sientes?

Authored by Amette Ley in Issue #32.3 of The Sower

La columna ‘Bajo fuego’ tiene como objetivo resaltar algunas de las posturas, preguntas y comentarios complejos que experimentan los catequistas, maestros y padres de familia. Intenta bosquejar la información necesaria para ser fieles a la enseñanza de la Iglesia y que mejor ayudará a aquellos a quienes enseñamos y quienes nos piden dar la razón de la esperanza que hay en nosotros [cf 1 Pedro 3, 15]. En esta ocasión, veremos cómo podemos hacer mejor uso del cuestionamiento para acercar a nuestros alumnos, estudiantes y catequizandos a la Persona de Jesús.

“El catequista es un educador que facilita la maduración de la fe que el catecúmeno o el catequizando realiza con la ayuda del Espíritu Santo” (DGC 244).

Los chiquillos del salón de los niños más jóvenes de la escuela católica local habían estado aprendiendo acerca de cuando Jesús se quedó atrás en Jerusalén al tener doce años de edad, y de cómo María y José lo buscaban con gran ansiedad hasta que lo encontraron en el Templo. El enfoque principal de la sesión fue sobre la pregunta, “¿Cómo crees que se sentía Jesús cuando estaba perdido en el Templo?” Los niños de cinco años de edad se acurrucaban más cerca los unos de los otros, uno o dos de ellos aun chupándose los dedos o jugándose el cabello para consolarse. Ellos sabían cómo se hubieron sentido ellos, perdidos y solos en una gran ciudad sin rastro de su mamá.

Ésta, y otras preguntas similares que presentan algunos materiales catequéticos, bien pueden surgir de la mejor de las intenciones. Quizás haya cierta tendencia de suponer que los niños y los jóvenes – y también los que son recién llegados a la fe – puedan sentirse ansiosos, o ser incapaces de comprender la doctrina. Por esta razón, a veces se propone que toda catequesis debe de iniciar con la “experiencia” de la persona, con un “dónde está la persona”. Esto puede conducir a una percepción de la fe muy subjetiva, basada en las emociones, y no refleja claramente la pedagogía de Dios quien bajó a dónde estamos nosotros en la Persona de su Hijo, Jesús, por medio de quien se nos reveló gradualmente.

The rest of this online article is available for current subscribers.

Start your subscription today!


This article is from The Sower and may be copied for catechetical purposes only. It may not be reprinted in another published work without the permission of Maryvale Institute. Contact sower@maryvale.ac.uk

Articles from the Most Recent Issue

Editor’s Reflections: The Church: Becoming What We Are
By Dr. James Pauley
Free “About Jesus Christ and the Church, I simply know they’re just one thing, and we shouldn’t complicate the matter.” [i] These are the striking words of St. Joan of Arc, boldly spoken as she stood trial. “They’re just one thing” because Jesus himself described his relationship to the nascent Church as the relationship of vines united to a single... Read more
That They May Be One
By Scott Sollom
The seventeenth chapter of John’s Gospel captures an intimate conversation between Jesus and God the Father. Jesus and his disciples will soon cross the Kidron Valley and enter into the Garden of Gethsemane. He will be arrested and enter into his Passion. “The hour has come” (Jn 17:1). Earlier in John’s Gospel, when Mary approaches Jesus at the... Read more
The Church Is Holy: Perspective and Hope from St. Augustine
By Fr. Pieter van Rooyen
Free At a time when we know all too well the sins of our leaders, the “mark” of holiness raises questions. But insights from Saint Augustine can give perspective and hope—because even while the Church is “always in need of purification” (CCC 827), she is united with Christ and she is “sanctified by him; [and] through him and with him she becomes... Read more

Pages

Watch Tutorial Videos

We've put together several quick and easy tutorial videos to show you how to use this website.

Watch Now