El cultivo del discernimiento dentro de la comunidad de liderazgo

Authored by Brad Bursa in Issue #4.3 of The Catechetical Review

Luego de una larga sucesión de documentos magisteriales orientados a la importancia de un ambiente comunitario que fomente el cultivo de la vocación de cada miembro[1], el Documento Preparatorio de la próxima XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” [2], declara:

"Toda la comunidad cristiana debe sentirse responsable de la tarea de educar a las nuevas generaciones y debemos reconocer que son muchas las figuras de cristianos que la asumen, empezando por quienes se comprometen dentro de la vida eclesial. […] En todas las partes del mundo existen parroquias, congregaciones religiosas, asociaciones, movimientos y realidades eclesiales capaces de proyectar y ofrecer a los jóvenes experiencias de crecimiento y de discernimiento realmente significativas."[3]

A lo largo de mis años de servicio en el ministerio, en todas las pláticas que he escuchado, y aun las que en ocasiones he dado, el enfoque suele orientarse al cultivo de la propia vida espiritual por medio de la oración personal y la vida sacramental de la Iglesia. Aparte de la importancia de la vida espiritual[4], y sin restarle nada a la necesidad del acompañamiento en el discernimiento, lo cual es un tema central del Documento Preparatorio[5], quisiera enfocar una realidad frecuentemente olvidada en el campo del discernimiento vocacional: la comunidad. Ya que el próximo Sínodo centrará la atención en la juventud, dirijo mis pensamientos a las comunidades de adultos quienes atienden o enseñan a los jóvenes (por ej. equipos nucleares de pastoral juvenil, catequistas, profesores de escuela, etc.).

En lugar de citar múltiples razones por las que una comunidad de discernimiento sea esencial en el discernimiento vocacional, quisiera mejor proporcionar algunas consideraciones para el cultivo de este tipo de comunidad. El Documento Preparatorio resalta esta necesidad, ya que dice:

"A veces esta dimensión proyectiva [de experiencias de crecimiento y de discernimiento para los jóvenes] deja espacio a la improvisación y a la incompetencia: es un riesgo del cual defenderse tomando cada vez más en serio la tarea de pensar, concretizar, coordinar y realizar la pastoral juvenil de modo correcto, coherente y eficaz. Aquí también se impone la necesidad de una preparación específica y continua de los formadores."[6]

No me declaro experto en el tema, ni puedo proporcionar un “plan pastoral” comprensivo, pero sí me daba cuenta de la importancia del cultivo de una comunidad que conduzca al discernimiento vocacional durante mi tiempo como agente de la pastoral juvenil rodeado de un equipo de adultos voluntarios. Apoyándome principalmente en mi propia experiencia en la pastoral juvenil, quizás algunas de mis percepciones puedan servir como catalizador para cultivar un ambiente comunitario que fomente el discernimiento vocacional. Aunque mis ejemplos provengan de la pastoral juvenil parroquial y una comunidad de voluntarios que prestan su servicio en el marco de un equipo nuclear, muchas de estas nociones son también aplicables a otras organizaciones o estructuras parroquiales o escolares, e incluso a la misma familia.

The rest of this online article is available for current subscribers.

Start your subscription today!


This article is from The Catechetical Review (Online Edition ISSN 2379-6324) and may be copied for catechetical purposes only. It may not be reprinted in another published work without the permission of The Catechetical Review by contacting editor@catechetics.com

Articles from the Most Recent Issue

La Eucaristía: ¿Quién, cuándo, qué, porqué, dónde? Primera Parte
By Peter Kreeft
Free Sócrates y Platón y Aristóteles y Buda y Confucio y Lao-Tse nos dieron su mente; Cristo nos dio su Cuerpo. Todos intentaron salvar al mundo de la ignorancia por medio de su filosofía; Cristo salvó al mundo del pecado y de la muerte y del infierno por su Cuerpo y Sangre – tanto en la Cruz como en la Eucaristía. Cristo dijo: “Vengan a mí”. Buda dijo... Read more
Editor's Reflections: Recovering God's Work in the Sacraments
By Dr. James Pauley
Free The distress has been palpable. Important voices within the Church decry clericalism as the cause of the current scandal. Others point to the Church’s teaching concerning sexuality not being lived or taught with clarity. Still others describe a lack of authentic conversion, that many of our leaders are not allowing the grace of Christ to bring... Read more
The Eucharist: Who, When, What, Why, and Where? Part 1
By Peter Kreeft
Free Socrates and Plato and Aristotle and Buddha and Confucius and Lao Tzu all gave us their minds; Christ gave us his body. They all tried to save the world from ignorance by their philosophies; Christ saved the world from sin and death and hell by his body and blood—both on the cross and in the Eucharist. Christ said, “Come unto me.” Buddha said, “... Read more

Pages

Watch Tutorial Videos

We've put together several quick and easy tutorial videos to show you how to use this website.

Watch Now