El programa de estudios desde la cosmovisión católica

Authored by R. Jared Staudt in Issue #6.1 of The Catechetical Review

Podemos tomar por supuesto el hecho de que la Iglesia Católica opere un gran número de escuelas alrededor del mundo. Es claro que la Iglesia debe de ofrecer educación religiosa, pero, ¿por qué la Iglesia enseña matemáticas, educación física, ciencias, literatura e historia? ¿No sería más fácil que la Iglesia enfocara más estrechamente lo sobrenatural? ¿Para qué enseña también sobre el mundo material y cómo leer y escribir? En el Gran Mandato, Jesús mandó a sus Apóstoles a que hicieran discípulos (mathetes en griego y discipli en latín –ambas palabras se refieren a los estudiantes) y que les enseñaran (Mt 28,19.20). Jesús, el Verbo de Dios, por Quien el universo fue hecho, estableció una Iglesia que desde el principio acogió a la instrucción sobre la naturaleza de la realidad en su totalidad.

Las humanidades y la cosmovisión católica

La Iglesia acogió a las humanidades para ayudarles a sus miembros, en particular a los religiosos, a comprender y a contemplar la Palabra de Dios, y también para poder hablar y escribir de modo efectivo para poder compartir este conocimiento. Desde la enseñanza de las siete disciplinas de las humanidades en las escuelas de las catedrales y monasterios, las universidades fueron formadas para enseñar filosofía y tres carreras terminales en teología, derecho y medicina. La misión de salvación de la Iglesia creció para incluir la formación completa de la persona, uniendo la fe y la razón en la misión común de buscar cómo vivir en el mundo y ordenar todas las cosas a la gloria de Dios.

La educación católica, recurriendo tanto a lo natural como lo sobrenatural, ofrece una visión completa de la vida: una cosmovisión católica. La cosmovisión, en un sentido sencillo, describe cómo vemos a la realidad y formamos a nuestros estudiantes para que ellos la comprendan y habiten en ella. La enseñanza con una robusta visión católica acoge a la persona en su totalidad: cuerpo, emociones, mente y voluntad. La persona humana, como un ser sacramental (es decir, una unidad de cuerpo y alma), requiere el desarrollo de su potencial en todas sus dimensiones: la fortaleza y la salud del cuerpo; el control sobre las emociones de acuerdo con el bien; la conformidad de la mente con la realidad y el desarrollo de hábitos mentales que permitan que uno comprenda y se exprese claramente; el desarrollo de las virtudes de la voluntad que conducirán a la felicidad; y el encuentro con el Dios vivo que da vida a nuestra alma y permite vivir una vida de santidad.

La escuela católica no puede simplemente ofrecer la misma instrucción que la de la educación pública, agregando posteriormente la educación religiosa y la Santa Misa al programa de estudios. Cada materia tiene que ser enseñada de modo distintivo, reflejando la unidad del conocimiento, con una fuente común en Dios – Su creación y Revelación – y ordenada a la sabiduría que comunica el fin último de todas las cosas. Una escuela católica aborda cada materia con las dos alas – la de la fe y la de la razón, a sabiendas que cada verdad conforma a nuestra mente a la Mente de Dios. Simone Weil afirma que cada verdad “es la imagen de algo precioso. Siendo un fragmento pequeño de una verdad particular, es una imagen pura de la Verdad única, eterna y viva que érase una vez declaró con voz humana, ‘Yo soy la verdad.’ Cada ejercicio de la escuela, pensado de esta forma, es como un sacramento.”

The rest of this online article is available for current subscribers.

Start your subscription today!


This article is from The Catechetical Review (Online Edition ISSN 2379-6324) and may be copied for catechetical purposes only. It may not be reprinted in another published work without the permission of The Catechetical Review by contacting editor@catechetics.com

Articles from the Most Recent Issue

Editor's Reflections: Leisure – God's Plan for Us
By Colleen Rainone
Free “ Life is what happens when you are making other plans.” How often people have said this with a wry smile as they cope with an untimely interruption to their well-ordered (or not-so-ordered), scheduled events. This phrase came to mind again, when Editor James Pauley informed me that he was losing his battle with a persistent cold, which developed... Read more
The Spirit of Leisurely Catholicism
By James Gaston
Free When I happened to mention to my wife that I was writing an essay about leisure, the following dialogue took place: Wife: “You can’t do that.” Me: “Why not?” Wife: “You don’t know anything about it. You’re working at something all the time.” Me: “That is somewhat true, but leisure isn’t really about what one does when one is not working. It’s... Read more
El espíritu católico del descanso
By James Gaston
Introducción Cuando le comenté a mi esposa que estaba escribiendo un ensayo acerca del descanso, se suscitó el siguiente diálogo: Esposa -No lo puedes hacer.- Yo -¿Por qué no?- Esposa -No sabes nada acerca de eso. Estás siempre trabajando en algo.- Yo -Hay algo de cierto en lo que dices, pero el descanso no trata precisamente de lo que se hace... Read more

Pages

Watch Tutorial Videos

We've put together several quick and easy tutorial videos to show you how to use this website.

Watch Now