The Catechetical Review - Communicating Christ for a New Evangelization

El programa de estudios desde la cosmovisión católica

Authored by R. Jared Staudt in Issue #6.1 of Catechetical Review

Podemos tomar por supuesto el hecho de que la Iglesia Católica opere un gran número de escuelas alrededor del mundo. Es claro que la Iglesia debe de ofrecer educación religiosa, pero, ¿por qué la Iglesia enseña matemáticas, educación física, ciencias, literatura e historia? ¿No sería más fácil que la Iglesia enfocara más estrechamente lo sobrenatural? ¿Para qué enseña también sobre el mundo material y cómo leer y escribir? En el Gran Mandato, Jesús mandó a sus Apóstoles a que hicieran discípulos (mathetes en griego y discipli en latín –ambas palabras se refieren a los estudiantes) y que les enseñaran (Mt 28,19.20). Jesús, el Verbo de Dios, por Quien el universo fue hecho, estableció una Iglesia que desde el principio acogió a la instrucción sobre la naturaleza de la realidad en su totalidad.

Las humanidades y la cosmovisión católica

La Iglesia acogió a las humanidades para ayudarles a sus miembros, en particular a los religiosos, a comprender y a contemplar la Palabra de Dios, y también para poder hablar y escribir de modo efectivo para poder compartir este conocimiento. Desde la enseñanza de las siete disciplinas de las humanidades en las escuelas de las catedrales y monasterios, las universidades fueron formadas para enseñar filosofía y tres carreras terminales en teología, derecho y medicina. La misión de salvación de la Iglesia creció para incluir la formación completa de la persona, uniendo la fe y la razón en la misión común de buscar cómo vivir en el mundo y ordenar todas las cosas a la gloria de Dios.

La educación católica, recurriendo tanto a lo natural como lo sobrenatural, ofrece una visión completa de la vida: una cosmovisión católica. La cosmovisión, en un sentido sencillo, describe cómo vemos a la realidad y formamos a nuestros estudiantes para que ellos la comprendan y habiten en ella. La enseñanza con una robusta visión católica acoge a la persona en su totalidad: cuerpo, emociones, mente y voluntad. La persona humana, como un ser sacramental (es decir, una unidad de cuerpo y alma), requiere el desarrollo de su potencial en todas sus dimensiones: la fortaleza y la salud del cuerpo; el control sobre las emociones de acuerdo con el bien; la conformidad de la mente con la realidad y el desarrollo de hábitos mentales que permitan que uno comprenda y se exprese claramente; el desarrollo de las virtudes de la voluntad que conducirán a la felicidad; y el encuentro con el Dios vivo que da vida a nuestra alma y permite vivir una vida de santidad.

La escuela católica no puede simplemente ofrecer la misma instrucción que la de la educación pública, agregando posteriormente la educación religiosa y la Santa Misa al programa de estudios. Cada materia tiene que ser enseñada de modo distintivo, reflejando la unidad del conocimiento, con una fuente común en Dios – Su creación y Revelación – y ordenada a la sabiduría que comunica el fin último de todas las cosas. Una escuela católica aborda cada materia con las dos alas – la de la fe y la de la razón, a sabiendas que cada verdad conforma a nuestra mente a la Mente de Dios. Simone Weil afirma que cada verdad “es la imagen de algo precioso. Siendo un fragmento pequeño de una verdad particular, es una imagen pura de la Verdad única, eterna y viva que érase una vez declaró con voz humana, ‘Yo soy la verdad.’ Cada ejercicio de la escuela, pensado de esta forma, es como un sacramento.”

The rest of this online article is available for current subscribers.

Start your subscription today!


This article is from The Catechetical Review (Online Edition ISSN 2379-6324) and may be copied for catechetical purposes only. It may not be reprinted in another published work without the permission of The Catechetical Review by contacting [email protected]

Articles from the Most Recent Issue

Mary’s Motherhood: A Healing Balm in Our Modern Times
By Megan Madden
Free There ’s something particularly mysterious about the motherhood of Mary. Her fiat that shook the whole world as the uncontainable God chose to be contained within her womb. Her prompting at the wedding at Cana, “do whatever he tells you,” echoing through generations as if she is saying it directly to us. Her overwhelming trust in God as she... Read more
The Eucharist and Our Call to Mission
By Dr. James Pauley
Free What does it mean to receive the Eucharist, to enter into communion with Jesus? We catechists can be so (rightfully!) focused on explaining how the Eucharist is Jesus himself that we might not spend time with our students considering the ramifications of receiving this divine gift. What does receiving the Eucharist mean for us? Is it for our... Read more
The Passover and the Eucharist as Redemptive Sacrifices
By Ben Safranski
I suspect that most Catholics who have some familiarity with the Bible and the Eucharist could tell you that the Eucharistic celebration, rooted in the Last Supper, has connections with the Passover of Exodus and Jewish practice. We know that Jesus celebrated the Last Supper in the context of the Passover Feast and that he and his apostles used... Read more

Pages

Watch Tutorial Videos

We've put together several quick and easy tutorial videos to show you how to use this website.

Watch Now