En el polvo del Rabino: Aclarando el discipulado para la formación de la fe en la actualidad

Authored by Edward Sri, STD in Issue #4.2 of The Catechetical Review

¿Será que el término “discipulado” es solo otro eslogan católico que se ha puesto de moda?

Aunque exista un mayor énfasis en el discipulado hoy en día, algunos dirigentes parroquiales admiten que no tienen una comprensión muy clara de lo que es exactamente el discipulado y cómo este tema pueda tener un impacto en el ministerio catequético. Incluso algunos se preguntan si no será otra tendencia pasajera. Así como me comentó un dirigente parroquial recientemente, “¿El discipulado?... Ah pues es una de esas palabras católicas que están de moda ahora…. Dentro de unos años, ya ni se dirá…. Así que voy a seguir haciendo lo que he estado haciendo.”

Parte del problema quizás sea que no se ha comunicado una visión consistente del discipulado. Las parroquias, apostolados o dirigentes diocesanos particulares a menudo inventan cada uno su visión sobre el discipulado. Pero, dada la importancia de este tema, imagínese si todos estuviéramos en la misma sintonía al ofrecer una visión del discipulado conformada de verdad por la Palabra de Dios. ¿Y si ofreciéramos a los dirigentes parroquiales un panorama más robusto del discipulado – uno que fuera fundamentado en el ministerio público de Jesús y enraizada en las enseñanzas de la Iglesia sobre la catequesis? Como veremos, esta emocionante visión bíblica del discipulado les equiparía a los trabajadores de la pastoral con un marco poderoso para la evangelización y la profundización de la relación que tiene el pueblo con Cristo.

El discipulado: su sentido bíblico
En el mundo del primer siglo en el que habitaba Jesús, ser discípulo se trataba de una sola palabra clave: imitación. Cuando un discípulo seguía a un rabino, el objetivo no era tan solo adquirir un dominio de las enseñanzas del rabino, sino también imitar su estilo de vida: la forma en que oraba, estudiaba, enseñaba, atendía a los pobres y vivía su relación con Dios cotidianamente. El mismo Jesús decía que cuando el discípulo esté plenamente formado, “será como su maestro” (Lc 6:40). Cuando San Pablo formaba a sus propios discípulos, les exhortaba que no recordaran solamente sus enseñanzas, sino que siguieran su forma de vivir: “Sed imitadores de mí, como también yo lo soy de Cristo” (1 Cor 11:1).

Aunque la palabra griega ‘discípulo’ (mathetés) significa ‘aprendiz’, el discipulado bíblico era algo muy distinto del aprendizaje que se da en el salón de clases hoy en día. En un campus universitario, lo más común es que el profesor dé clases a los estudiantes en una gran aula; los estudiantes toman apuntes, y más adelante durante el semestre se les hace un examen sobre lo que trataron las clases. Sin embargo, por lo regular no existe una relación personal continua, ni una convivencia entre el profesor y el estudiante en el ámbito universitario actual.

Seguir un rabino, no obstante, significaba vivir con el rabino, compartir los alimentos con él, orar con él, estudiar con él, y tomar parte en la vida diaria del rabino. La vida de un rabino debía de ser el ejemplo vivo de una persona conformada por la Palabra de Dios. Los discípulos, por lo tanto, estudiaban no solo el texto de la Sagrada Escritura, sino que también el “texto” de la vida del rabino.

The rest of this online article is available for current subscribers.

Start your subscription today!


This article is from The Catechetical Review (Online Edition ISSN 2379-6324) and may be copied for catechetical purposes only. It may not be reprinted in another published work without the permission of The Catechetical Review by contacting editor@catechetics.com

Articles from the Most Recent Issue

La Eucaristía: ¿Quién, cuándo, qué, porqué, dónde? Primera Parte
By Peter Kreeft
Free Sócrates y Platón y Aristóteles y Buda y Confucio y Lao-Tse nos dieron su mente; Cristo nos dio su Cuerpo. Todos intentaron salvar al mundo de la ignorancia por medio de su filosofía; Cristo salvó al mundo del pecado y de la muerte y del infierno por su Cuerpo y Sangre – tanto en la Cruz como en la Eucaristía. Cristo dijo: “Vengan a mí”. Buda dijo... Read more
Editor's Reflections: Recovering God's Work in the Sacraments
By Dr. James Pauley
Free The distress has been palpable. Important voices within the Church decry clericalism as the cause of the current scandal. Others point to the Church’s teaching concerning sexuality not being lived or taught with clarity. Still others describe a lack of authentic conversion, that many of our leaders are not allowing the grace of Christ to bring... Read more
The Eucharist: Who, When, What, Why, and Where? Part 1
By Peter Kreeft
Free Socrates and Plato and Aristotle and Buddha and Confucius and Lao Tzu all gave us their minds; Christ gave us his body. They all tried to save the world from ignorance by their philosophies; Christ saved the world from sin and death and hell by his body and blood—both on the cross and in the Eucharist. Christ said, “Come unto me.” Buddha said, “... Read more

Pages

Watch Tutorial Videos

We've put together several quick and easy tutorial videos to show you how to use this website.

Watch Now