The Catechetical Review - Communicating Christ for a New Evangelization

Sacramentales prácticos en la iglesia doméstica

Authored by Fr. Tyron Tomson in Issue #6.4 of Catechetical Review

La iglesia doméstica ocupa un domicilio: un departamento, una mansión, una cabaña, una granja, un pent-house, cualquier tipo de vivienda a la que llamamos hogar. Todo el mundo, desde el psicólogo junguiano casi agnóstico, Jordan Peterson, al “influencer” que se ha vuelto viral, el almirante de la marina William McRaven, y hasta tu propia mamá aboga a favor de ordenar el espacio donde uno habita como el primer paso hacia una vida exitosamente ordenada, tanto al nivel práctico como a nivel simbólico. Para aquellas personas que tengan una visión sacramental de la realidad, también diríamos que es a nivel físico y espiritual.

Comprendemos correctamente a la Iglesia a cada nivel - desde Triunfante hasta doméstica - como una comunión sagrada de almas, encarnadas corporalmente en la Tierra y destinadas para la gloria de la resurrección. Hasta el tiempo en cuando cesarán aquellos sacramentos sobre los que depende nuestra identidad católica y la creación está hecha perfecta, ¿cómo deberían los componentes sacramentales de la iglesia doméstica moldear a nuestra vida cotidiana? Nuestro Señor ha instituido los sacramentos y la Iglesia ha introducido varios sacramentales; por lo tanto, la iglesia doméstica debería justamente ver a sus rutinas regulares a la luz de la gracia. Sacramentales formales, oficiales y sacramentales comunes comprendidos más ampliamente[1] nos pueden orientar más profundamente hacia la vida sacramental litúrgica y la aplicación mejorada de sus frutos dentro de nuestra familia.

Bautismo

Cuando bendigo el agua nueva y oro por las personas que la utilizarán, pienso a veces que debería refrescar la fuente más seguido. Los efectos de iniciación primaria del Bautismo seguirán con nosotros para siempre a partir de nuestro encuentro con esa dichosa agua, simbólica de nuestra inmersión en los mares abiertos de este mundo para un viaje hacia el siguiente, incluso a través de las aguas de la muerte.[2]  Los católicos contemplamos nuestra naturaleza material y espiritual y nuestra misión al irnos de la casa por las mañanas o irnos a la cama por la noche, haciendo uso del sacramental de agua bendita en nuestra iglesia doméstica, así como lo hacemos en nuestra iglesia parroquial. (¡Una hermosa fuente para colgar en la pared es un finísimo regalo para ofrecer a personas que se mudan a una casa nueva!) Otros sacramentales relacionados con el Rito del Bautismo incluyen objetos como veladoras benditas y hasta nuestra ropa. El expresar nuestra dignidad humana divinamente designada por medio del buen vestir recatado desde temprana edad, gracias al ejemplo de nuestros padres de familia y hermanos mayores, puede no solamente ahorrarnos más adelante unas batallas entre papás y adolescentes, sino que también formar una verdadera espiritualidad de nuestro carácter y llamado bautismales prepaándonos para el culto, el trabajo, el descanso y la recreación del día, todo en la medida correcta según el plan de Dios. “Los que han sido bautizados en Cristo, de Cristo se han revestido. Aleluya, aleluya.” [3]

The rest of this online article is available for current subscribers.

Start your subscription today!


This article is from The Catechetical Review (Online Edition ISSN 2379-6324) and may be copied for catechetical purposes only. It may not be reprinted in another published work without the permission of The Catechetical Review by contacting editor@catechetics.com

Articles from the Most Recent Issue

Editor’s Reflections: The Liturgical Life – A Source of Healing
By Dr. James Pauley
Free “The kingdom of heaven may be likened to a man who sowed good seed in his field. While everyone was asleep his enemy came and sowed weeds all through the wheat, and then went off” (Mt 13:24–25). Our Lord’s imagery helps us make sense of difficult and painful situations existing within the Church. He is describing, afterall, the “kingdom of God.”... Read more
Advent at Home: Five Practices for Entering into the Season
By Brad Bursa
Free Most Catholic parents are so far removed from a rich Catholic culture that living a liturgical season—let alone the liturgical year—can seem impossible. Dr. Tracey Rowland, professor at the University of Notre Dame Australia, describes the scene by saying that young Catholics “find themselves in a situation where they have rarely experienced a... Read more
Principles for Celebrating the Liturgical Year
By Fr. Eusebius Martis, OSB
For Christians, the celebration of the mystery of Christ is, on the one hand, formative and, on the other, an opportunity to offer praise and thanksgiving. This is especially true for Catholics because the events of our salvation in Christ are recalled daily, weekly, seasonally, and annually. The awareness of the liturgical cycle may not be... Read more

Pages

Watch Tutorial Videos

We've put together several quick and easy tutorial videos to show you how to use this website.

Watch Now