The Catechetical Review - Communicating Christ for a New Evangelization

Una vida en abundancia como agente de pastoral en la Iglesia Católica: Las Ocho Mejores Prácticas

Authored by Jim and Maureen Otremba in Issue #5.3 of Catechetical Review
“Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Juan 10,10 Al colaborar con Jesús en el pastoreo del rebaño en Su Nombre, ¿qué aspecto tiene la abundancia para ti? Con el paso de los años, a través del coacheo directo y al impartir talleres y retiros, hemos identificado las ocho mejores prácticas para tener una vida en abundancia como agente de pastoral. 1. Toma tu cruz y síguelo a Él. Los tres Evangelios sinópticos incluyen este mandamiento aleccionador de parte de Nuestro Señor (ver Mateo 16, 24-26; Marcos 8,34; y Lucas 9,24). Jesús, como el mejor de los psicólogos, ofrece este consejo, no como una realidad oscura y opresora, sino como una forma para comprender cómo ser un agente de pastoral efectivo. Hay que notar que Jesús dice “toma tu cruz”. Tantas veces en nuestro apostolado, cedemos a la tentación por tomar la cruz de otra persona, pero esto no es el mandamiento de nuestro Señor amoroso. Hay una delgada línea entre ayudar a alguien y cargarle la cruz por esta persona. Debemos orar para pedir la sabiduría para distinguir esta delgada línea, para que no estemos cargando las cruces de los demás. Además, en los libros sinópticos, hay que fijarse en lo que hace Jesús a continuación. ¡Se lleva a Pedro, Santiago y a Juan y se transfigura delante de ellos (ver Mateo 17, Marcos 9, y Lucas 9,28)! El Señor nos ordena a que tomemos nuestra cruz y que lo sigamos – ¡hacia la Transfiguración! Todas las cruces que cargamos, cuando se unen a la única Cruz de Cristo, resultarán en unas resurrecciones específicas; esa es la garantía divina cuando tomamos nuestra cruz y lo sigamos. Para reflexionar: ¿Cuáles son tus cruces particulares? ¿Sueles responsabilizarte por las cruces de las personas que pastoreas? ¿Cómo puede Jesús ayudarte a encontrar el equilibrio? 2. Sana tus heridas mayores. Hay dos respuestas a toda herida física, psicológica, o espiritual: resurrección o infección. Escoge sabiamente. Todo agente de pastoral tiene sus heridas – pequeñas y grandes – en su vida. Es necesario que nos dirijamos con toda intencionalidad a las heridas principales y que permitamos al Espíritu Santo a que las sane para no herir a los demás por estas heridas personales. Los agentes de pastoral que han sanado sanan (por la resurrección), y los agentes de pastoral lastimados lastiman (por infección). Jesús quiere que le dediquemos el tiempo y los recursos necesarios para considerar y sanar las heridas mayores que originaron en nuestra familia de nacimiento, nuestro pasado y nuestro presente. Típicamente, las heridas se suscitan en el marco de relaciones inseguras, entonces la sanación se dará dentro de unas relaciones seguras. En nuestra vida, estas relaciones han sido: la dirección espiritual, el coacheo católico (y los mejores coaches se dejan enseñar), y terapia de salud mental (los mejores terapeutas están abiertos a la terapia). No le damos entrada a quienquiera a nuestro santuario de sufrimiento. Tenemos que ejercer prudencia. Un buen lugar para comenzar a sanar heridas mayores es con un sacerdote o diácono de nuestra confianza. Si no puede, o no tiene la capacidad para hacer este viaje contigo, pregunta si conoce un buen director espiritual o terapeuta católico. Si no le pueden recomendar a uno, llama a tu oficina diocesana para el matrimonio y la familia; a menudo esta oficina tiene una lista de terapeutas que han ganado su confianza a lo largo de los años. Al pasar por el proceso de sanación, hay motivos de gran esperanza, con base en lo que leemos en Romanos 8,28: “Sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.” San Pablo conocía el poder de las heridas en su vida. Conocía la vergüenza consecuencia del fervor con el que perseguía a los cristianos. Experimentó la traición, pruebas y sufrimientos extremos en su ministerio. Mas, sin embargo, tenía la fe, la osadía, y la valentía para escribir que todas las cosas cooperan para bien. En otras palabras, no son solamente las cosas buenas que hago que le sirven a Dios, sino que todas las cosas cooperan para el bien en el caso de los que aman a Dios. Esta es una garantía divina de que todas tus heridas pasadas y presentes pueden cooperar para bien. Para reflexionar: ¿Existe algunas heridas importantes psicológicas o espirituales en tu vida que te pide el Espíritu Santo que sanes?

The rest of this online article is available for current subscribers.

Start your subscription today!


This article is from The Catechetical Review (Online Edition ISSN 2379-6324) and may be copied for catechetical purposes only. It may not be reprinted in another published work without the permission of The Catechetical Review by contacting editor@catechetics.com

Articles from the Most Recent Issue

Editor's Reflections: Toward a Eucharistic Revival
By Dr. James Pauley
Free The Feast of Corpus Christi last month was a momentous event in the life of the Church in the United States. The celebration of this liturgy begins a Eucharistic revival, a period of historic importance that will culminate in a National Eucharistic Congress in Indianapolis in the summer of 2024. The need for “revival” in relation to the Eucharist... Read more
The Spiritual Life: How the Eucharist Catechizes about the Meaning of Life
By Bishop Andrew Cozzens
Free The United States Conference of Catholic Bishops is currently undertaking a Eucharistic revival. The idea for it began in 2019 when the bishops decided that we needed to respond to the moment of crisis in belief in the Eucharist in which we find ourselves—not only the discouraging results of the 2019 Pew study that reported that less than 30... Read more
The Real Presence of Jesus Christ in the Eucharist
By Brian Pedraza
Free The Real Presence of Christ in the Eucharist should be numbered among the most kerygmatic of the Church’s doctrines. Here is where the Son of God, who out of the immensity of his divine love became incarnate, has chosen to dwell amongst his people until the end of time. Here is where divine charity makes itself available to the human heart. Here... Read more

Pages

Watch Tutorial Videos

We've put together several quick and easy tutorial videos to show you how to use this website.

Watch Now